sábado, 30 de agosto de 2008

COMENTARIO: "TONY MANERO"

Chile, 2008, 98 min.
Dirección: Pablo Larraín.
Guión: Mateo Iribarren, Alfredo Castro, Pablo Larraín.
Elenco: Alfredo Castro, Amparo Noguera, Paola Lattus, Héctor Morales, Elsa Poblete, Marcial Tagle, Enrique Maluenda.

Santiago de Chile, 1978. En medio del duro contexto de la dictadura de Pinochet, Raúl Peralta está obsesionado con la idea de imitar a Tony Manero, el personaje de John Travolta en “Fiebre de Sábado por la Noche”. Raúl lidera un pequeño grupo de bailarines que regularmente se presenta en un bar de la periferia de la ciudad. Cada sábado por la noche, libera su pasión por la música de la película al imitar a su ídolo. Su sueño de ser reconocido como una gran estrella está a punto de volverse realidad cuando la televisión nacional anuncia un concurso de imitadores de Tony Manero. Pero sus compañeros de baile, han sido implicados en actividades subterráneas en contra el régimen siendo perseguidos por la policía secreta del gobierno.

La cinta fue estrenada en Cannes este año y formó parte de la Selección Oficial junto a 14 películas internacionales del orbe, donde fue destacada por la prensa especializada mundial. Además, fue la gran ganadora del reciente Festival Internacional de Cine de Santiago Sanfic 2008, y ya ha recibido el máximo galardón en diversos Festivales, como en Suiza, México y Francia.

Después de este resumido dossier, es fácil suponer que Tony Manero era una de las cintas más esperadas por el público en este segundo semestre. La historia se centra en Raúl Peralta, un bailarín aficionado de clase baja, con evidente falta de talento para la danza, quien está obsesionado con el personaje de John Travolta en Fiebre de Sábado por la Noche, Tony Manero. Raúl se siente Tony, quiere hablar, caminar y bailar como él, va todos los días a la función de cine a ver la cinta una y otra vez para aprenderse cada uno de los diálogos de su ídolo. Por ello, su sueño es ser reconocido a nivel nacional como Manero, para lo cual cada fin de semana se presenta junto a Cony (Amparo Noguera), la Pauli (Paola Lattus) y Goyo (Héctor Morales) en un bar capitalino, realizando una que otra coreografía. Pero los tiempos no son fáciles, corre 1978 y, en plena dictadura, cualquier movimiento en falso puede ser condenado por la autoridad a cargo, y eso resulta un problema para Raúl, quien está dispuesto a cualquier cosa para conseguir su meta y una vida un poco más digna, incluso cometer los más horribles crímenes.

A pesar de los laureles y las grandes críticas recibidas, la cinta no resulta fácil de digerir para cualquier tipo de espectador. Pablo Larraín realiza su segundo largometraje después de Fuga (2006) y bajo cualquier punto de vista, la película es un gran riesgo considerando las alegorías y la innovadora forma de proponer el trabajo, obligándonos a sacar todo nuestro poder de abstracción fuera. Empecemos.

Mucho se ha hablado sobre el contexto histórico en el cual se desarrollan los hechos. Si bien nos ubicamos en plena dictadura, el tratamiento es sumamente cuidadoso, dejando sólo a ciertos guiños la realidad política de ese entonces. No se asuste si piensa que va a presenciar un destacamento comunista ni tampoco que le van a tocar a su general. El fondo va mucho más allá.

La estética y el uso de técnicas cinematográficas un tanto novedosas para el convencional cine chileno, pueden resultar algo inexplicables. Desenfoques sin asco, excesivo uso del silencio y diálogos introspectivos (casi surrealistas en algunos casos), pueden atornillar al revés si Ud. sólo quiere ir a divertirse a la sala de cine. Pero finalmente son estos detalles lo que hacen de Tony Manero una película especial, incómoda, llena de sensibilidad real -pero a la vez poco pretenciosa-, entregándonos la agobiante necesidad del protagonista en la búsqueda de su identidad, perdida por muchos en épocas pasadas, develando en parte la realidad que a nuestro país le tocó sufrir durante casi dos décadas.

Imposible no mencionar el acabado trabajo actoral del pequeño elenco que conforma la película. Sin detallarnos ni explicarnos la función de cada uno, el guión habla por si solo describiendo perfectamente a cada uno de los personajes de la cinta. Amparo Noguera y Héctor Morales son lo suficientemente buenos para no caer en la eterna sobreactuación que uno tanto teme del cine chileno, y Paola Lattus, nuestro joven crédito local reconocida por su trayectoria en las tablas antofagastinas (y columnista de elotrocine.cl, por qué no también decirlo), brilla con luces propias interpretando a Pauli, la hija del personaje de Noguera, quien se muestra humilde e inocente ante las libidinosas miradas de Raúl, pero que algo oculta tras su temeroso andar. Mención aparte merece Alfredo Castro. Ya nos había regalado grandes papeles en la propia Fuga (2006) y en Casa de Remolienda (2007), pero definitivamente es con Raúl Peralta que alcanza uno de los personajes mejores elaborados del cine chileno hasta la fecha. Comparado con Al Pacino por la prensa internacional y no sólo por su parecido físico en esta película, Raúl esconde tras su mirada perdida y su silencio sepulcral, una necesidad esencial: la necesidad de dejar atrás una vida sin oportunidades y escapar de una sociedad que no tiene nada que ofrecerle, a través de su máximo ídolo, que es lo único que lo llena y lo evade de su angustiante vivir.

Jacques Mandelbaum, del destacado periódico francés Le Monde, la calificó como “una farsa que quita el aliento”. Después de eso, no hay mucho más que explicar.

Con una ambientación notable de la época, incluyendo la recreación total del mítico espacio televisivo llamado “El Festival de la Una”, con Enrique Maluenda, “Poncho Lindo” y “Sabrosalsa Deyco” incluidos, Tony Manero no es una simple historia de un chilenito clase baja que pretende a toda costa ser igual a su personaje favorito. La cinta apela de una manera perturbadora a nuestro inconciente colectivo, a los difíciles momentos vividos por millares de personas que vieron como su libertad fue opacada y perdieron la poca identidad que iba quedando (y de manera notable, sin necesidad de llenar la pantalla de tanques, fusiles ni fuerzas armadas); muestra la realidad de un grupo de personas que, sin escogerlo, se vieron obligados a vivir en el bajo mundo. Vemos la historia de Raúl Peralta, un ser disfuncional, estancado por sus propios sueños, que ni siquiera es capaz de controlar sus propias ambiciones y quien no dudará ni un sólo segundo en conseguir su ansiado anhelo: convertirse en Tony Manero.


Por Wladimyr Valdivia Westphal.


Trailer:

7 Comentarios: Publicar un comentario

  • Anonymous Anónimo (2:24 p.m.)  

    Una verdadera mierda esta película, mala, mala, mala.

  • Anonymous Anónimo (10:06 p.m.)  

    Como que mala, senota que no sabes nada. Creo que es una representación muy fuerte de una posible realidad que vivimos a fines de los 70's en Chle en lo social, ahora el personaje que hace Castro Magistral, que manera de mostrar honestidad y locura de una persona comun y corriente que solo tenia el sueño de ser estrella, la ilusiòn de los 15 min. de fama de c/u

    Saludos

  • Anonymous Anónimo (12:49 a.m.)  

    Fui al cine con mil expectativas sobre la pelicula...pero con toda sinceridad...nunca habia visto una pelicula tan mala, fome, sin sentido alguno...ya que existian muchos hechos que no llevavan a nada y otros innecesarios de mostrar, como escenas tan explícitas de sexo, las cuales no tenian ninguna justificación.....
    Al finalizar la pelicula hubo un gran silencio en la sala...como si la gente dijiera..."¿y eso fue todo?".....
    En resumen....pésima pelicula!!

  • Anonymous Anónimo (12:49 a.m.)  

    Fui al cine con mil expectativas sobre la pelicula...pero con toda sinceridad...nunca habia visto una pelicula tan mala, fome, sin sentido alguno...ya que existian muchos hechos que no llevavan a nada y otros innecesarios de mostrar, como escenas tan explícitas de sexo, las cuales no tenian ninguna justificación.....
    Al finalizar la pelicula hubo un gran silencio en la sala...como si la gente dijiera..."¿y eso fue todo?".....
    En resumen....pésima pelicula!!

  • Anonymous Renato (5:30 p.m.)  

    Esta película me generó sentimientos encontrados. Iba con mucha expectativa... y no lo superó. No la encuentro mala, si lenta y difícil de digerir. Tampoco justifico las escenas de sexo (de hecho, me asquearon... y Noguera...Dios santo!). El resto está bastante bien, sobretodo el personaje de Castro y la obsesión que tenía con Tony Manero... ese centralismo es lo mejor de la película, porque Raúl es un tipo que no le IMPORTA nada, contal de llegar a su objetivo [SPOILER] sino hay que ver desenlace, cuando escapa de la casa. A todo esto, cuando ensucia el traje de goyo... genial jaja.[FIN SPOILER]. Resumen, el plato fuerte de esta película es el entorno social, marcando a un personaje que no le importa CÓMO llegar a la cima. Insisto, se desperdició una muy buena historia... lástima.

    Saludos

  • Blogger Bad to the Bone (12:09 p.m.)  

    Es excelente... de hecho (como lo dice la página) uno de los mejores películas del año pasado. En un principio se que molesta los desenfoques,la actitud inesperada de matar o el sexo gratuito, pero creo que hay que darle algunas vueltas más a la película (o a lo mejor dejar el análisis propio para entenderlo). No creo que se aleje del conflicto social que sucedía en Chile, de hecho, esta muy explícitamente escondido en el personaje, si lo piensan, Raul se comportaba como la ideología de derecha ("el que me impida realizar lo que quiero... cago"), los desenfoques... muchos de ellos sucedían cuando Raul iba a cometer un acto violento o perturbante, eso es una simbología de los desenfoques. Lo único malo de ello, son el sexo gratuito que nadie quiere ver a la "Virginal" Amparo Noguera haciendo sexo oral. Fue muy perturbante.
    Bueno eso, y si no se logra un análisis así para poder entender por qué chucha mataba, porque chucha los desenfoques y qué cresta el sexo oral... si no fue así... no quiero ni saberlo... porque si lo hicieron porque se les paro la raja... el film es muy malo. Pero como quiero darle las vueltas a la película, la encuentro muy buena y excelente.

    Saludos

    www.bbfilms.blogspot.com

  • Anonymous Anónimo (8:07 p.m.)  

    He leido algunos escritos, distan de ser comentarios, decir por decir que un film es malo, es facil, pero no hay ningun argumento para sostenerlo, solo parecen rabietas de gentes que se meten en donde sea a expresar su depresion. La Pelicula Tony Manero impresiono a muchos entendidos en 7mo Arte, pero los propios chilenos encarnando el mas vil de los personajes (el famoso chaquetero) chaquetean a Larrain y su trabajo. Muy buen trabajo de Larrain que despliega toda la personalidad psicopata de Raul en un momento historico donde habia una especie de reinado de los psicopatas que bajo el lema de liberar a Chile asesinaban gentes por doquier.... Excelete el filme "Tony Manero"