miércoles, 28 de mayo de 2008

COMENTARIO: EL ORFANATO

España, 2007, 100 min.
Título Original:
El Orfanato.
Dirección:
Juan Antonio Bayona.
Guión:
Sergio G. Sánchez.
Elenco:
Belén Rueda, Geraldine Chaplin, Fernando Cayo, Roger Príncep, Mabel Rivera, Montserrat Carulla, Andrés Gertrudix, Edgar Vivar.

Laura (Belén Rueda) regresa con su familia al orfanato donde creció, con la intención de abrir una residencia para niños discapacitados. Allí, el pequeño Simón (Roger Príncep), hijo de Laura, comienza a dejarse llevar por unos extraños juegos que generan en su madre gran inquietud, ya que dejarán de ser una mera diversión para convertirse en una amenaza. Una serie de inesperados acontecimientos obligarán a Laura a bucear en el dramático pasado de la casa que de niña fue su hogar.


Bajo el título “Guillermo del Toro presenta…” (director de Hellboy y El Laberinto del Fauno. Frase muy usada cuando un destacado cineasta produce un film, lo que le da mayor realce y cierto grado de comercialización a la cinta) llega a nuestro conocimiento El Orfanato, película de terror suspenso dirigida por Juan Antonio Bayona, director de videoclips que incursiona por primera vez con una super producción.

Por alguna razón, la cinta venía precedida por un “boca a boca” como hace tiempo no se veía. Calificada por algunos como película a convertirse en culto o al menos en referente, poniéndola a la altura de Sexto Sentido (1999) o Los Otros (2001), El Orfanato, como sea, no podía defraudar o, por lo menos, corría el riesgo de hacerlo si no estaba a la altura de los comentarios preconcebidos. Un antiguo orfanato que albergaba a niños con deficiencias psíquicas es el lugar donde trabajaba Laura, quien después de varios años regresa junto a su esposo Carlos (Fernando Cayo) y su hijo Simón (Roger Príncep) a vivir, y mantener nuevamente un pequeño hogar para discapacitados. Alejados de la civilización, y con sólo el mar y viejos juegos de plaza que acechan el lugar, en la tremenda casa comienzan a suceder extraños hechos que Simón comprende: los niños a cualquier hora salen a jugar, y lo hacen parte de sus travesuras.

Un apuesta en escena notable, con juegos de cámaras, luces, sombras e iluminación casi perfectos, Bayona desarrolla un viaje emocional de manera cronológica para explicarnos qué fue lo que realmente sucedió en ese hogar y qué ocurrió con los niños, que ven en Simón un amigo en quien confiar y acudir por ayuda. Temas como el miedo a la paternidad, el abandono infantil y el horror inherente del ser humano por la pérdida de un ser querido son las piezas claves para que una impetuosa Laura descubra el misterio detrás de las risas y pasos que no la dejan dormir.

Aunque la primera mitad de la película se hace algo distendida, es necesario para comprender el “lev motiv” de los personajes. Belén Rueda (ganadora del Goya a mejor actriz por su papel de Julia en
Mar Adentro) alcanza una interpretación brillante con el que alcanzó más de algún premio, y a Simón le creemos cada una de las palabras que nos dice. Destacar el trabajo de Geraldine Chaplin -nominada al Goya por este papel- como Aurora, médium que intenta resolver el acertijo y que inquieta sólo con su extraño acento, y la aparición de Edgar Vivar como conferencista de temas paranormales (si, el mismo Sr. Barriga).

Thriller sobrenatural es la mejor manera de calificar esta cinta que de terror tiene poco, excepto ciertos juegos de sonidos y sorpresas, ya que el clima estremecedor lo entrega el frío y tenebroso paraje en donde se desarrollan las acciones: una casa en donde a nadie se le ocurriría irse a vivir y el único atisbo de luz que penetra por las ventanas, es el de un faro que ya dejó de funcionar. (Más de 1000 mts. cuadrados fueron parte del decorado para recrear las escenas de la vieja mansión).

Poco se puede hablar de la trama, ya que abundan situaciones que no corresponden detallar para quienes aún no han visto la película (porque a diferencia de otros críticos, hay cosas imperdonables que no conviene contar, y yo no lo haré). Una banda sonora imprescindible para cualquier coleccionista redondean una película que forma parte del tan escaso cine de sustos y gritos en castellano. Pero no hay que volverse locos. Probablemente Amenábar también aplaudió al término de la película, pero con Los Otros cambió la forma de sentir el miedo. Bayona recién comienza, y le agradecemos que nos haga olvidar por un momento tanto remake y asesino en serie, y que después de tantos años “I see dead people” sea destronada de su sitial... porque ahora son otros quienes nos tienen al borde del asiento... porque a cualquier hora, los niños salen a jugar… “Un, dos, tres… toca la pared”.

Por Wladimyr Valdivia Westphal.


Trailer:

1 Comentarios: Publicar un comentario

  • Anonymous Orfanato (1:08 a. m.)  

    Me encanto la historia ya que hay muchas leyendas de fantasmas que hablan de lo mismo.