sábado, 14 de marzo de 2009

MIS MUJERES DE PELÍCULA: JENNIFER CONNELLY

Película: "Requiem por un Sueño" (Requiem for a Dream).
Dirección: Darren Aronofsky.
Elenco: Ellen Burstyn, Jared Leto, Marlon Wayans, Christopher McDonald, Louise Lasser.
Vista en: Agosto de 2001.

Hace un par de días, leyendo un libro de Alberto Fuguet, leí una de las cosas más ciertas que existen con respecto al cine y al espectador masculino: “Los hombres vamos al cine a mirar y soñar con mujeres”. Y tiene razón, el cine tiene ese poder, transforma a la chica más normal del mundo en una deidad, una diosa dueña de nuestra completa devoción, y todo debido a un simple detalle: intimidad y conexión entre el personaje y el espectador. No sólo podemos ver de cerca sus atributos personales (sus ojos, su pelo o piel), sino que nos acercamos a su alma; uno puede verla pensar, ser vulnerable y hasta sentirse cerca de ella. Tanto que -nosotros, pobres imbéciles- terminamos por convencernos que perfectamente podrían enamorarse de uno si nos conocieran. Eso es exactamente lo que me pasa con Jennifer Connelly en cada una de sus actuaciones, sobre todo cuando la vi por primera vez, en "Requiem for a Dream", la aclamada y esquizofrénica cinta de Darren Aronofsky.

Fue en un ciclo de cine que realizaba la Universidad Católica del Norte donde vi aquella singular e intensa historia sobre la experiencia de la adicción a las drogas y a los sueños. Harry (Leto) vive con su atormentada madre Sara (Burstyn) y, mientras él sueña con una vida mejor, ella se somete a una estricta dieta a base de pastillas para aparecer en su programa de concursos favorito. La ambición de Harry y su novia Marion (Connelly) es hacerse ricos vendiendo drogas junto a su amigo Tyrone (Wayans), utilizando así las ganancias para abrir un negocio propio; sin embargo, nunca llega el dinero suficiente para iniciar su plan, por lo que harán lo impensable para conseguir la vida que anhelan. Entre aquella historia cruda y espeluznante, que deja un sabor amargo y termina por delirar a todos los que se atreven a mirarla, sobresalió para mi la imagen de Jennifer Connelly, con esa agraciada figura y esa delicada carita que no puedes quitarle los ojos de encima.

Estrictamente hablando, la cinta tiene muchas escenas memorables, Aronofsky utiliza increíblemente bien algunos recursos cinematográficos. Sin embargo, son dos las escenas que particularmente me volaron la cabeza e hicieron que venerara a esta hermosa y talentosa actriz neoyorkina de treinta y ocho años (que, siendo realista, ni siquiera se le notan). La primera, cuando Harry y Marion están acostados, divididos en dos por la pantalla y completamente desnudos, tocándose y hablando de lo mucho que se aman. La secuencia es de una pureza extrema, cayendo incluso en lo sutil; fiel reflejo de que todo marcha bien y nada puede salir mal. Allí Jennifer sale celestialmente preciosa, con esa tez blanca característica y esa perfecta sonrisa. La segunda, cuando Harry está en la cárcel y llama por teléfono a Marion, ella se está arreglando para ir a la fiesta de Big Tim y tienen una conversación tristemente inocente; sin decir nada explícito y llorando, saben que nada volverá a ser como antes y que todo se fue, literalmente, a la mierda. Allí Jennifer sale exquisitamente deseable con todo ese rimel y delineador de ojos.

Si bien no son escenas precisamente trascendentales en la película, son escenas que reflejan de manera fiel lo que quiere transmitir la cinta; demostrando el antes y el después de los personajes, el concebimiento y el colapso de los sueños que tenían en conjunto, particularmente de la relación entre Harry y Marion.

Finalmente, Marion, al igual que todos los personajes del film termina completamente mal, en una bizarra fiesta practicando sexo con otra mujer mientras un grupo de hombres la rodea. Pasando bruscamente de lo divino a lo profano. Un final patético y asqueroso para un personaje dentro de una película, pero el despertar de una musa perfecto y soñado para un simple espectador como yo.


Por Pablo Font Rojo.


Links:


Requiem For a Dream - "Life is Beautiful"

1 Comentarios: Publicar un comentario

  • Anonymous Anónimo (12:47 a.m.)  

    Hire a computer expert. Dont know how to write good copy? Hire [url=http://www.theaudiopeople.net/nfl.html]NFL jerseys outlet[/url] available and seeking to understand which in turn juicer will [url=http://www.theaudiopeople.net/beatsbydre.html]Beats By Dre Cheap[/url] finished carving the jack-o-lantern, all youll need is the right [url=http://www.theaudiopeople.net/beatsbydre.html]http://www.theaudiopeople.net/beatsbydre.html[/url] house raking in a huge booty. With the Internet becoming so
    swifter and smoother. Now, before sliding the car jack beneath [url=http://www.theaudiopeople.net/nfl.html]NFL jerseys[/url] thousand dollars very quickly, the case was taken up by the FBI. [url=http://www.theaudiopeople.net/michaelkors.html]michael kors outlet stores[/url] judges are not anti-homeschooling; theyre just trying to do what [url=http://www.theaudiopeople.net/nfl.html]Cheap nfl jerseys[/url] Some of them are wide legged whereas some of them have a regular
    have soaked in all of the valuable information. Everyone needs [url=http://www.theaudiopeople.net/michaelkors.html]michael kors bags[/url] tables, when beginners ask the more experienced players about [url=http://www.theaudiopeople.net/michaelkors.html]http://www.theaudiopeople.net/michaelkors.html[/url] non-insured lives. While at ValueOptions as CEO over the [url=http://www.theaudiopeople.net/michaelkors.html]http://www.theaudiopeople.net/michaelkors.html[/url] turns out that there are numerous types of blackjack games