jueves, 19 de febrero de 2009

CINERATURA: “LA NARANJA MECÁNICA”

Libro: La Naranja Mecánica (A Clockwork Orange).
Autor: Anthony Burgess.
Año: 1962.

Para la presente entrega, no podía defraudar la buena recepción que tuvo la columna en su primera incursión por parte de los lectores y del Editor en Jefe (que aprovecho la ocasión de agradecer); es por ello que pensé minuciosamente cuál podría ser el título que siguiera a la edición anterior, e incursionando en mi biblioteca y videoteca personal, llegué a una de mis películas favoritas, cinta de culto para el cine internacional y una de las historias más retorcidas y atractivas que he leído: La Naranja Mecánica.

Dirigida por Stanley Kubrick en 1971, la cinta narra la historia de Alex, un joven hiperagresivo que tiene dos pasiones: la ultraviolencia y Beethoven. Junto a su pandilla de amigos (drugos), descargan sus instintos más violentos pegando, violando y aterrorizando a la población en un Londres futurista. Cuando su escalada de terror llega hasta el crimen, Alex es detenido y, en prisión, se someterá voluntariamente a una innovadora experiencia de reeducación que pretende anular drásticamente cualquier atisbo de conducta antisocial. Una vez libre, experimentará las consecuencias del método Ludóvico enfrentándose a su antigua vida en el exterior. Nominada a cuatro premios de la academia (mejor película, mejor director, mejor guión y mejor montaje), el film es estéticamente perfecto -sello particular de Kubrick en todas sus cintas- mezclando esa inmensa pulcritud de sus imágenes con música clásica sintetizada. Por otro lado, inmortalizó la imagen de Malcolm McDowell como el mítico drugo y a Stanley Kubrick como un director de culto por excelencia.

Realmente el film es muy fiel al libro y no difieren mucho, salvo en pequeños detalles tales como en el principio de la historia donde existen un par de situaciones más de violencia que sólo la del mendigo, Billy Boy y la del escritor, como es el caso del ataque a un profesor y el asalto a una tienda de golosinas; o por ejemplo, que en el libro Alex tiene quince años y en la película Malcolm McDowell representa ser alguien mucho mayor. Sin embargo, el más conocido y a la vez, más radical y polémico, es el famoso capítulo veintiuno que da un giro completo a la historia y al personaje de Alex, capítulo que no se incluyó en la versión adaptada al cine ni en la edición norteamericana en la que se inspiró la película.

La historia es así: el libro contiene 21 capítulos, siendo solamente la edición norteamericana la que tiene sólo veinte. ¿Por qué? según de boca del propio Burgess, cuando su libro fue publicado en EEUU, el editor neoyorquino que aceptó el trabajo insistió en eliminar el capítulo final por parecerle más llamativa la historia sin él. El capítulo narra como Alex forma una nueva pandilla y sigue en la senda de hacer fechorías; sin embargo, un día se encuentra con su viejo drugo Pete, ya casado y con una vida tradicional junto una familia. Al conversar con él y ver la nueva vida que vive su amigo, Alex comprende que ya es tiempo de crecer y madurar. Así concluye la verdadera historia y el real trasfondo que quiere plasmar Burgess con su obra: el concepto de evolución en el hombre.

Otro detalle importante que destaca el libro es el personaje del escritor al que atacan Alex y su pandilla, es una especie de periodista de literatura subversiva que, al momento de ser agredido, está escribiendo una novela titulada “La Naranja Mecánica”, siendo esto, una clara autorreferencia a su persona. De hecho, el episodio y el argumento del libro están inspirados en la vida real, en sucesos del año 1944, donde la esposa de Burgess fue víctima de robo y violación por parte de cuatro soldados estadounidenses en las calles de Londres.

Un dato importante que también puede apreciarse en el libro, es el lenguaje utilizado por el protagonista y sus amigos, llamado Nadsat, una jerga ficticia que mezcla el idioma ruso, cockney y palabras inventadas por el mismo Burgess; asimismo, el libro contiene un vocabulario en la parte posterior con todas las palabras en Nadsat que aparecen durante la historia y su correspondiente significado en nuestro idioma. De hecho, cuando Alex cae de improviso por segunda vez en la casa del escritor luego de ser atacado y éste le ofrece su ayuda; la forma en que descubre que Alex es el mismo autor de los hechos que sufrió hace años en su propia casa, es gracias a la particular forma de hablar, la misma forma de hablar que tenían los delincuentes que ultrajaron a su esposa (no como en la película que se da cuenta de ello gracias a la canción “singin' in the rain”).

Un detalle bastante macabro que presenta la novela es que Alex lleva a su casa a dos niñas de diez años, Marty y Sonietta, a quienes conoce en una tienda de discos y termina por violar (en la película las chicas tienen alrededor de diecisiete años y el encuentro sexual es consentido). Por otro lado, Georgie –uno de los drugos de la pandilla- muere mientras Alex está en prisión, debido a que en un atraco perpetuado a una casa por los otros tres restantes, es alcanzado por un fierro que utilizó el dueño de casa para defenderse del robo.

Finalmente, el libro puede tomarse como una novela de ciencia ficción sobre delincuentes juveniles; sin embargo, va mucho más allá que eso, es una obra que habla sobre el condicionamiento humano, donde la persona está dotada del libre albedrío y puede elegir perfectamente entre el bien y el mal. Una obra, a fin de cuentas, polémica, agobiante y magnética, pero sobre todo pieza clave tanto del cine como dentro de la literatura.


4 Comentarios: Publicar un comentario

  • OpenID elblogdecrema (4:52 p.m.)  

    Uff. Ese libro lo leí justamente cuando tenía 15 años y por cosas de la vida se me perdió. Ahora que vuelvo a saber del libro en comparación a la película me dan ganar de releerlo.

    Me parece muy interesante el blog, llegué acá por dateo, así que se van a mis links.


    http://elblogdecrema.wordpress.com

  • Anonymous Anónimo (10:49 a.m.)  

    Una de los escenas que me parece memorable es cuando alex comienza a cantar mientras esta destrozando la casa de su victima... quien puede ser tan malvado por dentro al grado de llegar a cantar una cancion tan bella como es "singing in the rain" y disfrutar de su miserable actitud????... excelente pelicula!!!

  • Anonymous Mr. Bateman (4:41 p.m.)  

    el libro en si lo veo como una crónica que detalla los males de la sociedad (violencia, excesos, relaciones familiares superficiales, poderes inoperantes y preocupados de sus propios intereses)a través de un grupo de personajes divertidos, admirables y odiables a la vez. Es facinante la forma en que burgess (a traves de alex) relata con magnifica precision cada acto de violencia cometido por esta pandilla.
    en cuanto a la versión cinemátográfica, que más se iba a esperar de la mente brillante de kubrick. es una opera que funciona de forma extraordinaria.

  • Anonymous Anónimo (12:27 p.m.)  

    Me hace entender, sin embargo, que al haber extraído el capítulo 21 del libro, hay un mensaje distinto en la película, o yo lo entendí así: a pesar de todo condicionamiento humano obligado y no natural por tanto, el hombre vuelve fiel a su naturaleza tarde o temprano... por eso supongo la escena final (maestra, también, para mi gusto).

    Gran película, nada que decir, y ansioso de conseguir el libro... maravilla.

    Saludos,
    Renato

    ps: curiosamente escuchaba el título principal de La naranja mecánica en este blog.