domingo, 26 de agosto de 2007

COMENTARIO: CIUDADANO KANE




En una siniestra noche llena de neblina, en una mansión terrorífica y alejada de toda civilización posible, agoniza en la alcoba principal Charles Foster Kane, un importante magnate dueño de una cadena de periódicos, de emisoras de radio y de una extravagante colección de obras de arte. Una enfermera y un mayordomo son los únicos que lo acompañan en estos, sus días finales, y a su vez, sólo ellos logran escuchar la última palabra que pronuncia antes de morir: “Rosebud”.

Así comienza Ciudadano Kane, el magistral film de Orson Welles, su obra más consagrada y la mejor catalogada por la crítica especializada. Considerada por muchos como "la mejor película de todos los tiempos”, Ciudadano Kane narra la vida de Charles Foster Kane entrelazando dos tiempos distintos. El primero, un periodista que inicia una incansable búsqueda por el significado de “Rosebud”, entrevistando a las personas que vivieron y conocieron de cerca al multimillonario; y el segundo, en flashbacks que van contando y completando la inusitada vida de este trascendental personaje que fue querido y odiado por muchos a la vez.

Con esta película, Welles logra cambiar la forma de ver y hacer cine, innovando en elementos técnicos y estéticos tales como escenografía, sonido, luminosidad, manejo de cámaras y fotografía; dejando un legado inmenso para las futuras generaciones de cineastas. La importancia de Ciudadano Kane radica en que es un film que marca un antes y un después en la historia del cine; su trama (mantener al espectador toda la película preguntándose qué es “Rosebud”) y la forma de contar la historia (desde el final hasta el principio) no habían sido realizadas anteriormente por ninguno de sus contemporáneos, peculiaridad que hace ver a Ciudadano Kane como un film completamente actual que se niega a envejecer con el tiempo.

Cabe destacar que Welles, con esta obra, hace grandes referencias al cine europeo y para estructurar a su personaje, se basó en la vida de William Randolph Hearst -magnate de prensa de aquella época-, situación que le trajo más de un dolor de cabeza debido a esta “similitud” (innumerables intentos de boicot por parte del propio Hearst en contra de la película y de Welles).

Existen escenas memorables en el film, como por ejemplo, toda la primera secuencia en donde la cámara traspasa la reja y se escabulle hacia el dormitorio de Kane que yace moribundo en su cama, hasta su posterior muerte con el detalle de la bola de cristal; y toda la secuencia que muestra el desgaste de la relación entre Kane y su primera esposa, solamente hilvanando escenas de desayunos.

Sin duda, Ciudadano Kane es una obra maestra por donde se le mire, adelantada a su época con creces, con innovaciones técnicas y visuales que enriquecen prácticamente todas las escenas y que aprovechan al máximo los recursos utilizados por la industria cinematográfica en aquellos tiempos. No por nada se le conoce popularmente como “la mejor película del cine”, título que por cierto, no le queda grande absolutamente para nada.

(Pablo Font R.)


TRAILER:

1 Comentarios: Publicar un comentario

  • Anonymous Anónimo (9:24 p. m.)  

    la verdad esta pelicula es una innovacion de el verdadero cine, del cine que se nota que es trabajo y esfuerzo.
    tambien es una enseñanza puesto que para la persona que esta estudiando periodismo aprende mucho de esta pelicula, ya que su contenido no es absurdo si no que tiene un contenido que llama y ahce reflexionar en verdad esta pelicula me motivo mucho en mi carrera como periodista y como persona.