viernes, 17 de agosto de 2007

COMENTARIO: HARD CANDY

EEUU, 2005, 103 min. (web oficial)
Título Original: Hard Candy.
Dirección: David Slade.
Guión: Brian Nelson.
Elenco: Patrick Wilson, Ellen Page, Sandra Oh, Odessa Rae, Gilbert Jones.


Hayley (Ellen Page) es una adolescente lista y encantadora, pero hasta las chicas listas cometen errores. Se encuentra en un café con Jeff (Patrick Wilson), un joven al que ha conocido a través de Internet. Y aunque Jeff es un fotógrafo atractivo y moderno de treinta y pocos años, Hayley no debería sugerirle que vayan los dos a casa de Jeff… solos. Cuando llegan, Hayley localiza rápidamente algo de vodka y comienza a preparar unos cócteles. Le sugiere a Jeff que le haga una sesión de fotos, y llega incluso a quitarse parte de la ropa. Todo parece ir bien para Jeff… hasta que su visión comienza a nublarse y se desmaya hasta perder el conocimiento. Hayley le ha echado algo al cóctel de Jeff y cuando recobra el conocimiento se encuentra atado a una silla, Hayley parece estar buscando algo. Hayley está convencida de que Jeff no tardará en confesarle que no es ella la primera adolescente a quien ha llevado a su casa y, además, está segura de que su prisionero sabe lo que le ocurrió a Donna Mauer, otra adolescente que desapareció del café favorito de Jeff. Y si no está dispuesto a confesar, Hayley pondrá en marcha su siguiente plan.

Una vez más, estamos frente a otra ópera prima. Y no es coincidencia que siempre se destaquen las primeras películas por sobre las otras por una sencilla razón: para prepararlas, desde el guión hasta la producción, tienen todo el tiempo del mundo. Lógico, es la primera. Para la segunda y las siguientes están determinados por el tiempo y los recursos. Y si es un trabajo independiente, aún mejor.

El productor David Higgins comentó: “La idea original surgió de un artículo que leí sobre chicas adolescentes en Japón que estaban entablando relaciones con hombres mayores que ellas a través de Internet; cuando el hombre mayor queda con la joven, ésta y varias amigas suyas le están esperando para asaltarle y darle una paliza. Pensé que sería una toma interesante, donde quedaría palpable el papel del depredador y el de la presa”. David Slade se encargó del resto, y aprovechó de contarnos que no siempre lo dulce tiene el mismo sabor.

Es muy difícil hablar de una película como ésta sin dar detalles de la trama, pero haré el intento.

Nunca se había tratado el tema de la pedofilia de manera tan abierta y explícita como en Hard Candy. Hayley, una pequeña de sólo 14 años se encuentra con Jeff, mucho mayor, a quien conoció chateando hace sólo 3 semanas. Y en la primera mirada que cruzan, todo indica que ella es lo que él siempre imaginó, y viceversa. Con una dulzura desbordante, Hayley decide visitar la casa de Jeff, pero no precisamente con las intenciones que él desearía.

La famosa vuelta de tuerca que muchas veces caracterizan a los thriller denominados “psicológicos”, esta vez tampoco estuvo ausente, y el guión perfecto se encargó de no develarnos nunca el verdadero rol de cada protagonista sino hasta que el momento lo requiriese. Con una trama simple, pero agobiante, la intensidad y la tensión aumentan a medida que Hayley -con una ambigüedad perfecta entre inocencia y demencia- nos hace saber quién es realmente Jeff y qué relación tiene él con Donna Mauer, una menor desaparecida un tiempo atrás.

Con diálogos inteligentes, y una naturalidad interpretativa de la protagonista que ya se la quisiera Meg Ryan (ja!), el discurso que entrega la película, la contradicción a la que nos vemos enfrentados sin que haya sido necesario que se nos incite a hacer ningún juicio moral, y sin mostrar clichés psicopáticos de ambos perfiles tan estigmatizados socialmente, nos provoca una enfermiza necesidad de continuar viendo la película, y de sentirnos parte de un tema tan subversivo y repugnante como puede llegar a ser la pedofilia.

Con una estética minimalista, y una fotografía de primer nivel, la trama se desarrolla casi de manera íntegra en la casa de Jeff. Con planos generales largos y tomas cámara en mano en los momentos precisos, Hard Candy es parte de la nueva generación, desde la protagonista hasta el director, que nos hace cómplices a cada minuto de Hayley… (o de Jeff?).

Y aunque al término de la película, pueda existir alguna sensación de incredulidad ante ciertos hechos que pueden parecer inexplicables en el desarrollo del film, el cuestionamiento moral y el objetivo principal de la misma calan hondo e inevitablemente nos obliga a preguntarnos una cosa: si el gobierno de Chile considera inadecuado que una serie de TV como “Alguien Te Mira” dé clases de homicidio y crímenes sangrientos a gran escala… exigimos Hard Candy como visión obligatoria para la educación básica de este país sobre “qué hacer niños si se encuentran con un pedófilo”?... mejor empecemos a pensar con la cabeza y no inventemos problemas… que soluciones son las que faltan. Gracias Hayley.

(Wladimyr Valdivia W.)


TRAILER:

4 Comentarios: Publicar un comentario

  • Blogger TuTuWoN (10:09 a. m.)  

    Esta la vi hace unos meses... y me dejo marcando ocupado... Logra momentos bien intensos... pero como dijo Wlady no se puede comentar la trama pues pierde todo sentido... no apta para cardiacos ni sensibles.

    Es un caramelo fuerte... que a mas de alguno de los que pululan por la red dejara pensando.

    El final... onirico por lo menos...

  • Blogger arboleda (7:31 p. m.)  

    creo que puede ser peligroso darle la victoria a una niña que podría ser imitada por otra y no salir ilesa en ese intento de venganza

  • Anonymous Eduardo (6:11 p. m.)  

    Es una porquería de película porque basa todo su atractivo en el morbo barato. En serio. Es un bodrío porque si no fuera por la escena donde hace como que va a operar al tipo (me vale hacer spoilers, chicos, los estoy salvando de ver una mala película) nadie le prestaría atención.
    ¿Habeís visto ómo inicia? Con una conversación de chata nada realista, y lo que se viene es peor. ¿Les parece creíble que una mojigata arrogante (gracias a Negro Sandía por el mote para el personaje) pueda pillar así como así a un adulto de 32 años? ¡Santo Dios! La chicuela esa logró lo que la policía no había podido hacer, o sea, capturar a un pedofilo y luego hacerlo confesar. ¡Y lo hizo con una laptop! Después viene una serie de diálogos bastante malos, un movimiento de cámara pésimo, una fotografía de lo peor y entonces, como la historia es pobre en sí, se recurre al morbo barato para causar escándalo entre el público y hacer que más de un neofito diga que nos hallamos ante una ópera prima. ¿En verdad hablan en serio?
    ¿Por qué digo morbo? Porque el morbo es la tendencia obsesiva hacia lo desagradable, lo prohibido y lo cruel. ¿Por qué digo que es barato? Porque raya en lo patético ver al tipo totalmente a merced de una mocosa de 14 años. En lo personal, creo que la gente morbosa es patética porque aquellos que se deleitan con el sufrimiento o el fracaso ajeno son mediocres que por lo general han fallado en la vida y siente un resentimiento que se va traduciendo en un deseo vehemente por ver sufrir o fracasar a los demás.
    Y los diálogos son bastante estúpidos, y el final es la punto culminante de una serie de eventos desagradables. No me malentiendan, el tipo en sí merecía morir, en parte por ser pedofilo y en parte por ser un soberano estúpido. (disculpen el spoiler nuevamente, pero en serio que me lo agradecerán)
    Seguro alguien dirá: "Lo tenía a su merced", pero yo respondo: "Bleh, eso es lo que nos quieren hacer creer". Está bien que al tipo lo amarran con cinta a una silla y es correcto que la cinta es muy resistente, pero cualquier adulto pensante sabe que uno puede liberarse simplemente rompiendo la silla. ¿Cómo? Haciendo presión con el antebrazo sobre el brazo de una silla. ¿Creen que es resistente? Para nada. Piensa de nuevo esto y toma en cuenta que en dicha situación recibes una buena dósis de adrenalina. ¿Y por qué nunca la golpea con la frente cuando la mocosa se le acerca) Ni siquiera le escupe, cosa que cualquiera que tiene sangre en las venas y no atole, haría.
    Fijense como la mayoría experimenta sensaciones desagradables luego de verla, y aún así dicen que es buena. ¡Por favor!
    Lo que es desagradable no te puede parecer bueno de ninguna forma.
    En conclusión, es una mala cinta que se basa en una premisa idiota y que basa su atractivo en la morbosidad de la gente.
    En serio, hasta me fui a ver ID4 para que se me quitara el mal sabor de boca.
    Más que "Hard Candy" debería llamarse "Sucks Candy"
    He dicho.

  • Anonymous Anónimo (6:04 a. m.)  

    It's fantastic that you are getting thoughts from this post as well as from our argument made at this time.

    Also visit my blog :: check our their site