domingo, 22 de febrero de 2009

CRÍTICA: "SLUMDOG MILLIONAIRE" (2008)

Reino Unido, 2008, 120 min.
Título Original: Slumdog Millionaire.
Dirección: Danny Boyle.
Guión: Simon Beaufoy, basado en el libro "Q & A" de Vikas Swarup.
Elenco: Dev Patel, Freida Pinto, Madhur Mittal, Anil Kapoor, Irrfan Khan, Mia Drake.

Jamal Malik es un chico huérfano de 18 años que vive en los suburbios de la ciudad de Mumbai. El muchacho participa en la versión india del programa "¿Quien quiere ser millonario?", pero ¿cómo un chico de la calle puede saber tanto? Jamal es acusado de haber hecho trampas para ganar el certamen. Para poder probar su inocencia, Jamal cuenta la historia de su vida, sus experiencias en las calles, con la gente de los suburbios, e incluso su gran amor por una joven llamada Latika.

Sin duda, estamos frente a la que puede ser la gran ganadora de los Oscar 2009 esta noche y una de las mejores cintas que se lleguen a estrenar este año. Dirigida por Danny Boyle (“Trainspotting”, “28 Días Después”), la historia se centra en Jamal Malik (Dev Patel), un joven indio que se encuentra a tan sólo una pregunta para conseguir los 20 millones de Rupias (cerca de 240 millones de pesos chilenos), el pozo máximo del exitoso programa de TV “¿Quién Quiere Ser Millonario?”, en su versión de la India, cuando el show es interrumpido por el desenfadado conductor del concurso y Jamal es arrestado y torturado por las sospechas de que esté haciendo trampas, considerando su corta edad, escaso estudio y gran conocimiento. A partir de este argumento, hacemos un recorrido a través de la vida del protagonista, mediante flashbacks y recuerdos contados por el propio Jamal, desde su niñez hasta su presente en el concurso, donde vamos conociendo cómo fue aprendiendo cada una de las respuestas a lo largo de su sacrificada y peligrosa vida.

Con el programa como excusa, el director retrata con un montaje perfecto, muy a su estilo, con rápidas escenas, un ritmo impresionante y una estética llena de vivos colores (rindiendo un evidente culto al clásico cine indio y las cintas de Bollywood, que hicieran escuela en la prehistoria del celuloide), el duro pasar de miles de familias y jóvenes en la ciudad de Bombay -ahora Mumbai-, mediante la vida de Jamal, su hermano Salim y su futuro amor Latika (Freida Pinto), quienes deben sobrevivir al hambre, al abuso laboral y la miseria en barrios sobre poblados en donde rige la ley del más fuerte, mientras que los cultos religiosos y diferencias teológicas aún se intentan sobreponer. La India más descompensada y brutal de los suburbios no es contada, sino más bien el director se sirve de ella para contarnos una historia de amor, y amor puro.

Basado en el libro "Q & A" del escritor hindú Vikas Swarup, la cinta que transcurre mayormente en la India resulta ser un tremendo thriller con tintes de fábula, en base a una historia de amor conmovedora en horribles escenarios repletos de sangre, sudor y esfuerzo, cuya crítica social salta a la vista. La banda sonora, compuesta por el experimentado A. R. Rahman, define y se convierte en pieza esencial para marcar el pulso de la película, donde el autor mezcla sonidos de la vieja India con ritmos contemporáneos, alcanzando memorables momentos durante el desarrollo del film.

Las interpretaciones son definitivamente inmejorables, y nos hacen pensar en los pergaminos de grandes estrellas de Hollywood que no nos alcanzan a mover ni un solo pelo. El joven Dev Patel, de tan sólo 18 años, impresionó al mundo con su papel como Jamal K. Malik, quien crece junto a su hermano llevando una relación de amor y odio. El personaje se entrega con una ternura inolvidable al momento de solidarizar y dar su vida por amor, pero se convierte incorruptible cuando se trata de sus obsesivas convicciones. Freida Pinto, que interpreta a Latika ya en la adolescencia, la mujer que le da sentido al corazón de Jamal, llena la pantalla con una belleza exótica única, bastándole tan sólo una mirada para conmover al más impávido espectador.

Como un hecho no menor, y lo que podría ser uno de los pocos puntos en contra, es el hecho que los personajes hablen tanto en inglés como en hindú (a menos que sean enseñados desde pequeños en sus escuelas, lo que es prácticamente imposible por la precariedad en la que se desenvuelven), lo que le resta verosimilitud a la historia, subestimando de cierta manera al exigente espectador. Pero sólo al exigente.

Protagonizada por dos actores primerizos de manera brillante y con tan sólo 15 millones de dólares en presupuesto, Boyle no nos da respiro y nos regala dos horas insuperables que difícilmente podamos olvidar. Con 60 premios a su haber y nominada a diez Premios Oscar (Mejor Película, Director, Fotografía, Edición de Sonido, Mezcla de Sonido, Guión Adaptado, Edición, Banda Sonora, y Mejor Canción con dos nominaciones), no se hace necesario detallar demasiado el gran trabajo alcanzado por el director y su equipo. Para los más críticos, cine comercial disfrazado de independiente, con una potente fórmula visual que nos hace recordar a “Cometas en el Cielo” (2007) o “Ciudad de Dios” (2002), por sus aficionados actores y principalmente por su poderoso mensaje de trasfondo, hecho sobre un guión en base a magia, originalidad, y demasiada realidad, que al término de los impresionantes créditos finales, nos regalará una agradable sorpresa musical.

Como sea, “Slumdog Millionaire” se estrenó este jueves recién pasado en nuestro país, pero como buenos antofagastinos que somos, debemos esperar (quien sabe por qué) su llegada a nuestro cine local. No acostumbro a recomendar películas, que el lector decida… pero esta vez, haré una excepción.

PD: Hoy a las 22 hrs. por la señal del cable, la premiación de los Oscar en vivo y en directo por TNT, señal 63 de VTR, señal 34 de Telmex en Antofagasta.


Por Wladimyr Valdivia Westphal.


Trailer subtitulado:

1 Comentarios: Publicar un comentario

  • Blogger Sateesh (11:36 p.m.)  

    Como dicen, esta película es inmejorable, es imposible cortar la emoción, desde el momento en que se conocen los personajes, que llegan a cautivar rápidamente a los espectadores. Es una película fácil de recordar, pero con detalles que solo alguien que la haya visto varias veces se podría dar cuenta, es una película sincera, conmovedora y esta tan bien hecha que nos hace partícipes a todos de la historía de amor que se encuentra como el motor del film, el final es sencillamente perfecto, lo que hace que todos nos sintamos satisfechos cuando termina. yo le pondría un 6.8