martes, 25 de septiembre de 2007

SINCRONÍA: BUFFALO '66

Película: Buffalo ‘66 (1998)
Dirección: Vincent Gallo.
Elenco: Vincent Gallo, Christina Ricci, Ben Gazzara, Mickey Rourke, Rosanna Arquette, Anjelica Huston.

Ya han pasado cinco años y Billy Brown sale de la cárcel. Sus padres creen que ha estado desempeñando una labor de gran importancia para el gobierno. Desesperado por impresionarlos, Rapta a Layla (Christina Ricci) obligándola a actuar frente a ellos. Pero la venganza ronda por su cabeza, el evento que trajo como consecuencia su reclusión.


Buffalo 66 es una película diferente, que ha envejecido con poco cariño por parte de la crítica. Es una cinta de autor. Escrita, dirigida, montada y musicalizada por Vincent Gallo, un personaje políticamente incorrecto, un genio melancólico o un egocéntrico perdido que utiliza la cámara como si fuera un testigo silencioso que nos va revelando a través de una fotografía delirante que nos hace acentuar la sensación de estar viendo algo totalmente fuera de lo común, largos planos y secuencias innovadoras, la mirada de billy, un personaje a la deriva, sombrío y dañado sistemáticamente.

Esta es una película en que la poética cruza sana y salva, las fracturas emocionales se hacen tangibles en los gestos, en los espacios, cuando los personajes respiran o se enrollan sobre si mismos, cuando caminan, cuando rechazan o invaden.

Los momentos musicales son primordiales, la mayoría compuesta por Gallo y aportes de “Yes” y “King Crimson”. Son de esas obras construidas de algo secreto, un elemento que no entendemos pero que crea el tono, la atmósfera, que parece ser distinto a todo lo que se ha hecho.

Más allá del lamentable y desgarrador encuentro con su familia, variados momentos nos anuncian la inmadurez psicológica de Brown, quien transa con diversas emociones bipolares. Es en Layla donde se imprimen todas estas reacciones, que a la larga, se transforma en una especie de ángel que lo ayuda en la difícil etapa de la redención.

Buffalo 66 es uno de esas películas que me salvaron hace algunos años con pocas preguntas y sin terapias farmacológicas. Layla al final se transformó en alguien cercano, como las personas que te observan mientras crecen, que cumplen una labor especifica, la de mantenerse cerca a través del tiempo a pesar de todo, de las distancias, del silencio y los proyectos guardados que tal vez algún día se lleguen a concretar. Esas que realmente hacen la diferencia entre estar y no estar, por que tienen un talento especial, el de tener el corazón necesario para transformar la tristeza y la rabia que uno puede tener con el mundo en seguridad y equilibrio.

Billy probablemente comienza a crecer. El inicio de algo más profundo y duradero. A veces lo recuerdo, eso me permite mirar con una mayor claridad desde la distancia y conectarme con alguien que sale lentamente de los márgenes que lo encierran y que parecen ser cercanos, que se transforma en fantasmas parecidos a uno, sobretodo cuando uno es adolescente: ajeno, perdido y convulsivo.


Yo a los 15 años en alguna oscura madrugada al final de los años 90.

(Carlos Araya D.)



Creative Commons License
Sincronía is licensed under a Creative Commons Atribución-No Comercial-Sin Derivadas 2.0 Chile License.
Based on a work at
www.elotrocine.cl.

1 Comentarios: Publicar un comentario

  • Anonymous hernán rancati (11:59 p. m.)  

    Carlos,

    Me gustó mucho leer tu opinión sobre la película, de hecho la vi de nuevo hace unos meses a causa de este post tuyo. Esta vez me gustó más. Layla, Billy y su familia me parecieron esta vez dolorosamente reales.

    Un Billy a la deriva, dañado e inmaduro, tengo que darte la razón. A mí me llama mucho la atención cómo Layla -tan dócil, afectuosa, histérica- puede ser mucho más fuerte y efectiva en
    sus relaciones que Billy, siendo que éste es un personaje tan duro.

    ¿Será que no es cuestión de fuerza?

    ¿Será que Billy es duro pero quebradizo?