domingo, 17 de septiembre de 2006

COMENTARIO: LA DAMA EN EL AGUA

EEUU, 2006, 110 min. (web oficial)
Título Original:
Lady In The Water.
Dirección:
M. Night Shyamalan.
Guión: M. Night Shyamalan.
Elenco:
Paul Giamatti, Bryce Dallas Howard, Bob Balaban, Jeffrey Wright, Sarita Choudhury, Freddy Rodríguez, Bill Irwin, M. Night Shyamalan.



Cleveland Heep (Paul Giamatti) es un pasivo hombre con un doloroso pasado, encargado de cuidar y mantener un conjunto habitacional en donde conviven familias e individuos de muy diversas razas y creencias. Una noche, tratando de identificar a los inquilinos que nadan en la piscina fuera del horario permitido, Cleveland descubre a una extraña joven, Story (Bryce Dallas Howard), quien le cuenta una increíble historia: en el pasado, la humanidad convivió con una raza de humanoides acuáticos, pero debido a nuestras tendencias negativas, los habitantes del agua cortaron relaciones. Ahora, sólo en ocasiones especiales, un emisario de aquella raza submarina se interna en tierra firme para inspirar a alguna persona o influenciar la evolución humana. Pero ese emisario está siempre en peligro por los feroces enemigos naturales que siempre los acechan. Entonces, Cleveland hará lo posible por ayudar a Story a cumplir su misión, mientras tratará de defenderla de los extraños monstruos que la persiguen, pero para lograrlo, tendrá que aprender a confiar en sí mismo y en sus excéntricos vecinos, a los que la propia Story les dará un sentido a sus existencias.

Una vez más, como nos tiene acostumbrados Shyamalan, estamos frente a una obra “de autor”. El mágico mundo que se relata en la película, es el mismo que el propio director inventó para sus hijos, y por lo mismo, nos obliga a devolvernos unos cuantos años, soltar nuestra imaginación, y recordar que cada uno de nosotros tiene una misión que cumplir. Cuál será? Story se encargará de develarla.

Llena de simbolismos, grandes monstruos y majestuosas águilas, la historia quizás carece de un equilibrio por la manera en que se mezcla el drama y la comedia. A ratos, los diálogos pueden dificultar la fluidez narrativa. A ratos demasiado mágica, demasiado romántica, pero siempre con una lírica cautivante, en donde los personajes se encargan de plantear sus creencias (imaginarias en este caso, religiosas en el caso de
Señales), con una perfecta armonía entre forma y fondo gracias a la capacidad técnica visual de Shyamalan, capaz de transformar cada imagen en pequeñas historias que entregan detalles al relato, transmitiendo tristeza como concepto general, pero a la vez mostrando la incapacidad del hombre moderno de escapar de una realidad, alterada por el destino y una inherente “misión” que nos toca llevar a cabo.

Demás está decir que la música y la fotografía (como suelen ser en sus películas) están brillantes, logrando captar la atención del espectador. Actuaciones sencillamente perfectas, con un Paul Giamatti que se luce como nunca, en un rol de un ser inocente, pero capaz de enfrentar hasta la más temible criatura por vencer sus miedos; B.D.Howard logra hacer olvidar su rol de ciega en
La Aldea, y un Shyamalan que sorprende con un papel no menor, destacando una nueva faceta de actor.

Si me sacara la camiseta de “fans”, quizás no debiera recomendarla, o bien decir “hay películas mejores”, pero soy un convencido de que las comparaciones se deben realizar entre un mismo género. Por lo mismo, Shyamalan sabe lo que significa “fantástico”: una manera en que podemos criticar al mundo sin temor a enfrentar la realidad, y lo que es más difícil, enfrentarla despierto.

(Wladimyr Valdivia W.)



TRAILER:

1 Comentarios: Publicar un comentario

  • Anonymous Anónimo (4:58 p. m.)  

    Desilusión. Eso me pasó cuando salí del cine luego de ver La dama en el agua. Shyamalan es un gran director y uno de mis favoritos, pero en esta todo lo mostrado en 6to Sentido o Señales... no funciona. Hay mucha sobrecarga, aunque la primera hora es genial. Sin embargo, a medida que avanza hay vueltas innecesarias, diálogos forzados,en fin, elementos que entorpecen un buen descenlace. No por nada Disney no lo apoyó en su debido momento.

    Saludos!

    Renato