domingo, 6 de julio de 2008

COMENTARIO: TROPA DE ELITE

Brasil, 2007, 118 min.
Título Original: Tropa de Élite.
Dirección: José Padilha.
Guión: José Padilha, Rodrigo Pimentel y Braulio Mantovani.
Elenco: Wagner Moura, André Ramiro, Caio Junqueira, Milhem Cortaz, Fernanda Machado, Maria Ribeiro, Paulo Vilela, Fernanda de Freitas, Fábio Lago.

Río de Janeiro, 1982. Matías (André Ramiro) es un joven estudiante de derecho que un día conoce a María (Fernanda Machado), quien dirige una ONG destinada a asistir a los chicos de las favelas. La vida de Matías cambia cuando Neto (Caio Junqueira), su mejor amigo, le convence para ingresar en la fuerza policial. Matías es asignado al Departamento de Comunicaciones, mientras que Neto es encargado en el taller de patrulleros. Progresivamente van descubriendo que la policía utiliza métodos corruptos para lidiar con los narcotraficantes. "Tropa de élite" narra la vida de estos personajes y los sitúa dentro de un peligroso contexto socio-cultural. A través de un tono crudo y realista, el film intenta capturar la esencia del conflicto que significa el narcotráfico para la ciudad de Río de Janeiro.


La cinta más exitosa del cine brasileño desde Ciudad de Dios (2002) y Carandiru (2003)... Fenómeno de recaudación el día de su estreno, donde además se estima que cerca de 11 millones de personas vieron el film antes, gracias a la piratería… Debate en los altos estrados de Brasil, la izquierda acusando la cinta de fascista, mientras que la derecha reclama la poca veracidad con que se muestra el actuar de la policía y sus movimientos… El mundo se rindió ante los pies del director José Padilha el año pasado para su estreno, y nosotros con suerte la tenemos en nuestros cines recién ahora, a un año de su existencia, culpa de la poca rotatividad de cintas en nuestras salas.

Tropa de Elite cuenta la historia de Nascimento (Wagner Moura), Capitán del Batallón de Operaciones Policiales Especiales, BOPE, escuadrón de formación militar, incorrupto, encargado de desbaratar redes de narcotráfico y corrupción policial en Río de Janeiro, principalmente en las favelas, donde rige la ley del más fuerte. Nascimento se encuentra entre la espada y la pared, llevando una vida al extremo peligrosa, a la espera de su primer hijo que viene en camino, y sobrellevando una complicada vida familiar, por lo que decide buscar un sustituto capaz de llevar a cargo tan complicada misión, a meses de la visita del Papa al corazón del infierno, el año 1997.

Cruda, violenta, humana, pero real. La visión del narcotráfico llevada a su máxima expresión es lo que Padilha denuncia a través de un relato ágil, narrado en primera persona por el propio protagonista, llevándonos entre callejuelas y tiroteos, torturas y corrupción. Para el Capitán, los culpables de muertes inocentes en las favelas no son sólo los viciosos policías que descontrolan el sistema, sino también cada consumidor pasivo que genera oferta y demanda, provocando el origen del tráfico y compra venta en personas socialmente sin oportunidades. La cinta nos cuenta en paralelo la historia de los dos posibles substitutos de Nascimento, Matías (André Ramiro) y Neto (Caio Junqueira), recientemente ingresados a la Policía Militar y aspirantes a ingresar al BOPE, ambos muy comprometidos con la institución, honestos como pocos, y de obstinadas personalidades.

Con una banda sonora de colección, llena de sonidos cariocas, funk y hip hop de suburbias; Wagner Moura alcanza una de sus mejores interpretaciones y se consagra como uno de los actores con mayor proyección de Brasil. La cuota de belleza y sensualidad la pone Fernanda Machado como Maria, estudiante de la Facultad de Derecho quien se roba el corazón de Matías, pero cuya relación tiene más de algún problema debido a lo disímil de la vida que ambos llevan.

La dura realidad en nuestro vecino país -muy similar a la de muchas ciudades latinoamericanas- la tenemos frente a nosotros, con un delicado trabajo de cámaras y sonido, donde la misma clase alta financia las armas para que las pandillas les hagan el trabajo sucio y bañen las calles de sangre, polvo blanco y marihuana. Esta vez estamos en la posición de la policía, pero la brasileña, quizás el oficio más duro y, a la vez, corrompido, en dicho país.

La gran ganadora en el Festival de Berlín el presente año, Tropa de Elite destaca por la digerible y clara manera de contarnos la historia. Historia invisible para muchos, pero una ruleta rusa, noche a noche, para otros.

Por Wladimyr Valdivia Westphal.


Trailer:

1 Comentarios: Publicar un comentario

  • Anonymous BIRC (1:39 p.m.)  

    Aunque no supera a Ciudad de Dios (aunque en realidad no son tan similares como la gente cree), es realmente un peliculón que vale la pena ver. Yo la vi ayer, y seguramente la vuelva a ver algún día.